Los inicios no siempre son fáciles

Lo del braille en realidad fue sencillo, pero no todo resultó maravilloso. Después de quedarme ciega, tuve todo un verano para tratar de acostumbrarme a la nueva situación. Rescatamos un alfabeto braille de los que proporcionaba la obra social de la Caixa (entonces caja de pensiones para la vejez y de ahorros) del fondo de algún cajón, y comencé a …

Leer más

Y… ¿escribir?

Lo de escribir no sé quién me lo inculcó. La propia lectura, supongo, porque a mi alrededor nadie se dedicaba a ello. Mi hermana había escrito algunos cuentos, recuerdo, en libretas de las del colegio; pero ni continuó haciéndolo ni a mí me sirvió de ejemplo. Por tanto puedo asegurar que de algún modo lo llevaba dentro, y germinó cuando …

Leer más

¿Leer?

De niña, no leía. Tenía cuentos suficientes, y en casa siempre hubo libros; pero, que yo recuerde, tampoco nadie los leía. Me limitaba a mirar las ilustraciones, las fotografías. Bueno, de vez en cuando me detenía en algún texto, y seguro que fui un poco más allá de los títulos. Me fascinaban las portadas, y todavía guardo en la memoria …

Leer más