El momento de las reseñas

Leer las reseñas de experimentados lectores se convierte en uno de esos instantes de expectativa de difícil clasificación. Puede pasar cualquier cosa. Que sean buenas o malas, positivas o negativas, al menos en mi caso, es igualmente importante porque de todas ellas se extraen aprendizajes que ayudan a crecer. Las destructivas no merecen mayor interés que el de constatar que hay gente para todo.

Luego están las que nos dejan boquiabiertos por el tremendo trabajo empleado en escribirlas, el mimo y el cariño, las que en sí son casi un apéndice del propio libro. A mí me ponen de rodillas, no porque sean buenísimas, sino por la dedicación de quien las redacta, que me fascina y me suscita un inmenso agradecimiento.

Quiero compartir tres de estas maravillas, un monumento al buen hacer de sus autores.

Mari Zafra Sanchez.

Loli Zamora.

El yunque de Efesto.

Gracias a los tres, un placer haberos conocido a través de vuestras reseñas.

Y esta, recién sacada del horno:

Sergibooks.

¿Qué opinas?